Buscar
  • Invernaideas

Hacia las elecciones de 2021: ¿una oportunidad para la oposición?


Por David Villalobos


¿Qué significarán las elecciones de 2021?


En 2021 ocurrirán las elecciones intermedias en México. Será un momento importante para la vida electoral del país. Habrá elección federal para renovar la Cámara de Diputados, así como comicios locales concurrentes para 15 gubernaturas, 29 congresos locales y cerca de 2 mil ayuntamientos.


Analistas políticos coinciden en que los comicios de mitad de sexenio han permitido a los partidos políticos de oposición fortalecerse. Así, son una oportunidad para que ganen más espacios de representación en puestos federales o locales.


Sin embargo, las elecciones de 2018 dejaron un fenómeno que no se había visto en la composición contemporánea del sistema político mexicano. El partido del gobierno (Morena) junto con sus aliados (PT, PES y PVEM) forman un bloque hegemónico en las cámaras de Diputados y Senadores.


Ante este panorama, ¿las elecciones de 2021 ayudarán a la oposición a fortalecerse? Una revisión a las tendencias de las elecciones intermedias anteriores puede ayudar a saberlo. Al igual, se necesita comprender el contexto actual en que se desarrollarán las elecciones de 2021. Así, se podría tener una pista de cómo podrán ser las elecciones del siguiente año.


Comicios federales intermedios en la historia


Para analizar las elecciones intermedias, se puede tomar como caso de análisis las elecciones federales para renovar la Cámara de Diputados. Se trata de una parte del poder legislativo crucial para los presidentes. Esto se debe a que la conformación de la Cámara de Diputado permite que los mandatarios puedan o no realizar sus proyectos de gobierno con mayor facilidad. Al igual, permiten estimar la capacidad de cada partido para ganar votos en todo el país.


Durante los gobiernos del PAN, las elecciones intermedias siguieron una tendencia similar. Tanto en 2003 como en 2009, el PAN perdió número de curules. Sobre todo, la elección de 2009 fue significativa, ya que el PAN perdió 64 representantes (pasó de 206 a 142). En cambio, el PRI logró más del doble de los curules que obtuvo en 2006, ya que pasó de 106 a 242.


Aunque se puede advertir que, tanto en los sexenios de Fox como Calderón, los mandatarios no lograron la mayoría en la Cámara de Diputados en las elecciones de 2000 y 2006.


  • Fuente: elaboración propia con datos del Instituto Nacional Electoral. La categoría "partidos en el gobierno y aliados" se compuso a partir de las coaliciones registradas ante el INE con las que compitieron los partidos en el gobierno. Así, en 2000 el PAN se alió con el PVEM; en 2012, el PRI formó alianza con PVEM y PANAL; mientras, en el 2015 sólo con el PVEM. En 2018, se consideró a Morena, PT y PES.


Ahora bien, a partir de 2012, comenzó una tendencia que ha prevalecido y ha tenido mayor auge. A partir de ese año, el partido en el gobierno y sus aliados lograron obtener la mayoría en Diputados con 251 curules. Sin embargo, en las elecciones de 2015, perdió 7 espacios de representación. En suma, desde el 2000, las elecciones intermedias han favorecido a los partidos de oposición para ganar más espacios de representación.


Y ¿cómo será 2021?


A pesar de esta posible tendencia histórica, esta vez hay una serie de variables que podrán influir en que ocurra o no. Por un lado, los resultados de las elecciones de 2018 dejaron un escenario nuevo. El partido en el gobierno y sus aliados vuelven a tener mayoría, justo como en los tiempos del sistema de partido hegemónico que se vivió en el siglo XX.


Además, los partidos políticos harán sus campañas electorales en medio de la crisis sanitaria y emergencia económica causadas por el coronavirus COVID-19. Se ha tratado de una situación que ha puesto en conflicto al bloque hegemónico con diferentes actores, como empresarios, sector salud y ciudadanos en general.


En medio de ambas situaciones, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha realizado una serie de desaciertos que, de algún modo, han impactado en un decremento de la aprobación presidencial. De acuerdo con estimaciones de Oraculus, en febrero de 2019, el Presidente contaba con 81% de aprobación, el porcentaje más alto que ha tenido. Para abril de 2020, ha disminuido 15 puntos porcentuales.


Aún es temprano para identificar el impacto que estas situaciones conllevarán en las elecciones de 2021. Sin embargo, situaciones así cobran un precio político significativo que se refleja en los resultados electorales. En Invernaideas, estaremos atentos para analizar los comicios electorales que ocurrirán el siguiente año.


144 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram